Estilo de vida

Cómo limpiar la casa y no morir en el intento.

Limpiar la casa es una tarea complicada cuando las 24 horas del día no nos alcanzan ni para dormir bien, por eso es importante tener un plan de ataque en contra de la mugre, cochambre y malos olores que invaden la casa. Ok no es para tanto pero el punto es que si es importante organizarnos si el tiempo es poco y el trabajo mucho.

Antes de comenzar con la invasión de los limpiadores y quitapolvo divide tu casa en cuatro zonas para ahorrar tiempo:
1. Cocina
2. Baños
3. Sala/Comedor
4. Recámara

Ya con las zonas de ataque definidas, hay que decidir cuál será el cuartel general; destina un espacio en casa para los artículos de aseo, de esta manera, sin importar lo que haya que limpiar, siempre tendrás todos los elementos a la mano.

1.- La cocina
¡Uff, la cocina! es uno de los lugares de la casa que definen o no la limpieza del hogar; pues según palabras de mi abuela “si la cocina está sucia, no importa si todo lo demás de la casa está limpia, se ve sucia”. Es muy importante tener una limpieza diaria, sobre todo porque es aquí donde prepararás los alimentos.

Estufas
Antes de empezar retira todos los elementos que generalmente tienen un espacio para guardarse, por ejemplo, ollas y sartenes que dificulten tu trabajo. Retirar también las parrillas, mismas que debes lavar sobre la tarja. Si alguno de los trastes tenía restos de aceite ¡Cuidado! no los eches por el lavabo, deposítalos en una botella de plástico, así evitas contaminar el agua.  Un espacio despejado, será más fácil maniobrar. Con un paño húmedo retira los restos de comida como harina, azúcar, pan rallado, o cualquier tipo de preparación. Es muy importante que no deposites los alimentos en el desagüe, ya que se puede tapar afectando la instalación de plomería, ten a la mano el bote de basura de desechos orgánicos o si te gusta la jardinería un recipiente para hacer composta. Reutilicemos lo que sea posible.

Electrodomésticos

Es muy frecuente que, como resultado de la cocina diaria, los electrodomésticos presenten un recubrimiento de grasa o cochambre, por eso, una vez al día pasa un pequeño paño sobre las puertas del refrigerador y el microondas, tomará poco tiempo y ayudará a mantenerlos funcionales y limpios. Por cierto, recuerda limpiar también la campana.

Muebles y superficies A pesar de que las mesas y muebles de cocina son resistentes, suelen ser los más maltratados, en ellos derramamos todo tipo de alimentos (comida, salsa, leche, etc.), ponemos objetos calientes, salpicamos de grasa y se acumula cochambre. Por lo general son superficies que requieren mayor cuidado. Al igual que los electrodomésticos, una vez al día (puede ser después de cenar) pasa un paño suave sobre su superficie, así levantarás los restos de comida, migajas y grasa, evitando la formación de bacterias o una invasión de hormigas.

Tarja, llaves y espacios metálicos
Debemos de tener especial cuidado con la tarja, las llaves y los elementos de aluminio y acero inoxidable, ya que pueden verse viejas y deterioradas en poco tiempo si no se limpian adecuadamente, por eso una vez a la semana tómate un tiempo para limpiar con un paño suave estas superficies.

2.- En el baño
¡Hongos a la vista! Por extraño que parezca, el agua estancada es el enemigo a vencer en esta área, ya que a corto plazo se convierte en manchas y si permites que permanezca mojado se puede convertir en moho y en gigantescos cultivos de bacterias. Por eso, como regla fundamental para este espacio, asegúrate de que diariamente quede seco, de esta manera evitarás que tu baño luzca viejo y sin brillo.

Canceles
¡Mantenlos secos! Así evitarás que se formen bacterias y podrás prevenir que se dañen físicamente.

Muebles y cerámica
Estas partes son susceptibles a manchas por restos de jabón o pasta dental. Intenta dejarlas secas durante el día para que así la limpieza sea más sencilla.

Regadera
La casa del moho. Esta es la zona donde es más frecuente ver hongos, restos de shampoo y sarro. Es un reto pero es muy importante que se encuentre siempre seca y limpia, así evitaremos que se generen manchas y/o cultivos de bacterias.

Llaves y espacios cromados
Al igual que en la cocina, las llaves de metal suelen verse desgastadas y viejas al poco tiempo sin el debido cuidado, asegúrate de eliminar cualquier fuga y cerciórate de que queden siempre secas, así evitarás manchas sobre las superficies de metal, bastará con un paño seco y suave para no rayarlas.

3.- Sala y recámara.

Despejemos el área antes de comenzar la limpieza, siempre será más fácil dejar las superficies relucientes si ponemos antes un poco de orden.

4.- Vidrios
¡Y se hizo la luz (natural)! Los vidrios siempre están expuestos a polvo y tierra, remuévela fácilmente.

Ayúdate de productos eficientes que te aligeren el trabajo y lo hagan de forma eficaz.

 

Fuente: Limpiadores Cif