Media

Las PyMES mexicanas viven en continuo estrés

Un  46% neto de los empresarios a nivel mundial ha declarado en la tercera edición de la encuesta Regus Business Tracker, que su nivel de estrés ha aumentado en los últimos dos años, parece evidente que el difícil entorno económico de los últimos dos años no sólo ha dejado una marca en la economía mundial, sino también en la vida de los empresarios, ya que la crisis económica se ha vinculado estrechamente con su vida personal.  En el caso de México, los empresarios de las micro, pequeñas y medianas empresas enfrentan condiciones desfavorables para el desarrollo de su organización, pues un 65% de los encuestados declaran que sus niveles de estrés se han incrementado notablemente en los últimos dos años.

El estrés ha provocado en los empresarios el hastío intelectual, fatiga crónica y diversas alteraciones en su vida diaria, trastornos que no solo afectan la salud física sino también el desarrollo del sector empresarial.


Además del incremento en los niveles de estrés, la tercera edición de la encuesta de Grupo Regus, también examinó las principales preocupaciones detrás de ese estrés. A nivel mundial, los empresarios están más preocupados con la caída de las ganancias e ingresos, en segundo lugar, fue la falta de dinero o capital para invertir en la recuperación económica, seguida de cerca por las preocupaciones sobre la morosidad. En México, en particular, el aumento de los impuestos es la principal causa de preocupación de los empresarios, seguido por la morosidad y la falta de capital para invertir en la recuperación.

Los empresarios mexicanos coinciden en que existe un sistema tributario poco competitivo y complejo, sostienen que se podrían hacer muy buenos negocios, pero hay demasiada burocracia, papeleo y requisitos que son excesivos. Asimismo, un alto porcentaje de empresarios se ven presionados a cerrar sus negocios, ya que no cuentan con  apoyo gubernamental para acceder a un crédito, el cual les permita crecer y expandirse.

“Las PyMES en México son un referente importante para tener un barómetro sobre el crecimiento de la economía nacional. Este sector empresarial es un indicador para la innovación y la generación de riqueza futura de cualquier país. Dada su importancia, los problemas y obstáculos que enfrenta este segmento es probable que tengan repercusiones significativas en la economía en su conjunto. En México, en particular, las pequeñas empresas siguen estando preocupadas por cuestiones claves, tales como aumento de los impuestos y la morosidad.”, afirma Mónica Cati Cerda – Directora General de Regus México.

Aunque el IVA se elevó del 15% al 16% en Enero de 2010, México sigue siendo evaluado por KPMG como el país con la menor carga fiscal sobre las empresas, revela que las preocupaciones de los pequeños y medianos empresarios puede ser el resultado de un fuerte sentimiento de que las presiones se distribuyen de manera desigual entre las PyMES y las grandes corporaciones.